La verdad que a poco inglés que sepas, te quedará bastante claro qué significa el social selling. Mucha gente piensa que vender en redes sociales es imposible, o que no se puede. Pues bien, sí y no. Depende de muchos factores: tipo de red sociales, tipo de producto o servicio…

 

¿Qué es el Social Selling?

El Social Selling consiste en utilizar las redes sociales para poder interactuar con los potenciales clientes y acelerar el proceso de venta

La propia definición de Social Selling deja claro que normalmente no realizamos venta directa, si no que establecemos un contacto para poder acelerar el proceso.

¡No es vender! Es llegar hasta nuestros potenciales clientes para QUÉ NOS COMPREN.




Objetivos del Social Selling

 No simplemente consiste en vender, tiene muchísimos objetivos y virtudes.

 Crear Branding

 Relacionarnos con nuestros clientes y tener una conversación digital

 Obtener Leads

 Contactar con nuestros potenciales clientes sin necesidad de llamar.

 No forzamos situaciones incómodas como una llamada.

 Tanteamos a nuestros posibles clientes antes de una llamada a puerta fría.

 Sin duda el rey del networking es LinkedIn. En él se pueden establecer relaciones espectaculares entre proveedor y cliente, incluso rozando la “amistad online”.

Estrategia de Social Selling




Bien, lo primero no es ponernos a “disparar” a clientes como si de una metralleta se tratara. Establecer una estrategia previa e identificar dónde se encuentra nuestro público objetivo, es esencial. La mejor forma para llevar a cabo esta estrategia de Social Selling, es llevar un pequeño seguimiento mediante alguna herramienta como Excel, nosotros lo llevamos en ella y de verdad, que es muy útil.

Si tenemos una tienda de ropa joven (ejemplo: Blue Banana) enfocada a un público joven, nuestro principal vía será Instagram, es la red social de moda y nos podríamos apoyar en Facebook para completar dicha estrategia. Si tenemos un servicio de consultoría, lo que debemos hacer es buscar nuestros posibles clientes (Pymes, Empresas y Autónomos) en LinkedIn. Creo que cualquier empresa se encuentra en esta red social, y no sólo la empresa, si no la persona con la que debemos contactar.

Crear contenido de calidad y compartirlo en redes sociales debe ser otro punto que debemos tener en nuestra estrategia así como interiorizarlo. Un consejo, márcate objetivos REALES. Lo ponemos en mayúsculas porque es muy común el pensar que nuestro contenido creado y mimado, va a ser viral y el mejor del mundo…y no. La realidad es que no es normal que el contenido se viralice aunque sea de calidad. Establece unos objetivos reales que, poco a poco, vayan aumentando.

Un error bastante común, es dejar alguna red social desatendida o inactivas. Hemos visto muchas redes que se crean y ahí se dejan, como si se fuera a poner a crear contenido por si mismas. Si no puedes o quieres estar en una red social, ¡No estés!. Es mejor no estar que hacerlo mal o parecer el ente de la película Poltergeist.

Otra cosa bastante común en muchas empresas, es pensar que su contenido tiene que ser el único que se publique en las redes sociales. ¿Por qué? Comparte un artículo de tu sector aunque sea de tu competencia, comparte y establece conversaciones, agradece si ves que alguien ha creado algo que merece la pena ser compartido. No es malo, al revés.

¿Por qué hacer una estrategia de Social Selling?

Os vamos a dar algunos motivos y beneficios, pero hay bastantes más:

 Más del 30% de las personas invierten tiempo den las redes sociales.

 Las redes sociales son el canal más sencillo para los usuarios de contactar con una empresa.

 Están de moda.

 Más del 85% de los negocios que existen, están presentes en alguna red social.

 Se establece una relación bilateral entre cliente y empresa.

 Invertimos mucho menos tiempo en negociaciones.

 Evitamos el «puerta fría».

 Humanizamos la empresa.

 Multitarea. Podemos establecer varios contactos al mismo tiempo.




En qué se cimienta el Social Selling

Los pilares del Social Selling, como de muchas relaciones de venta o comerciales, se cimienta en estos puntos:

 Crea tu Imagen Corporativa o Personal, de una forma profesional.

 Define tu público objetivo.

 Crea contenidos de Calidad.

 Genera relaciones con las Personas.

 

El fin de la venta a puerta fría es el Social Selling

Si tenéis un negocio o eres freelance, sabéis de primera mano lo complicado que es la labor comercial. Hoy en día más del 90% de las llamadas que hacemos en frío, no son respondidas y lo mismo ocurre con los correos electrónicos que ni son abiertos y van directamente a la papelera de reciclaje.

Si queremos que la venta tenga éxito, debemos seguir una serie de pasos fundamentales para lograrlo. El primero y MÁS IMPORTANTE es: la prospección de clientes. Hasta el uso cotidiano de internet en nuestras vidas, la búsqueda de leads cualificados se hacía a través de directorios, páginas amarillas y demás… y el porcentaje de éxito era muy bajo.

Gracias a las redes sociales como Twitter, LinkedIn o Facebook, podemos acercarnos a los contactos y a los potenciales leads de una forma diferente. ¿Diremos adiós a la puerta fría? Gracias al Social Selling podemos hacerlo.

«Gracias al Social Selling podemos decir adiós a la puerta fría»

Pin It on Pinterest

Share This